En la iglesia, abierta 24 horas, hay carteles por todos lados que dicen “puedes llevarte lo que necesites”. Yo me llevé unos sacos de esperanza y una lección de vida. ¡Gracias!