Comienza el concierto. Sensación extraña. Todo el público inmóvil, con sus mascarillas y muy distanciados unos de otros. Poco a poco fui entrando en lo que los ingleses llaman mood. Las sensaciones que se viven en un escenario son extraordinarias
Llevaba unos días con una progresión de acordes muy melancólica. Dándole forma. Estaba buscando su sitio. Por otro lado me llegaron unas imágenes de Madrid absolutamente vacío.